La impresión 3D de órganos humanos

El auge de la impresión 3D ha supuesto toda una revolución en el ámbito de la salud. Ya habíamos visto que la tecnología ha contribuido al mundo sanitario con asistencia biónica, prótesis robóticas y cerebros computacionales. Y, aunque la impresión 3D , a pesar de todo su potencial, no se haya implantado definitivamente en diferentes sectores de actividad, si ha tenido buena acogida en el sector de la medicina a través de la impresión de órganos humanos, como es el caso del primer corazón impreso con esta técnica a través de células madre.

¿Se imprimirán órganos humanos en 3D?

La impresión 3D de órganos humanos será la solución para evitar el rechazo de trasplantes y reducir el tiempo de espera de un paciente a recibirlo. Con esta tecnología, será posible crear órganos humanos a partir de las propias células madre de los pacientes. De hecho, recientemente científicos israelíes han imprimido en 3D el primer corazón humano a partir de componentes biológicos.

Pero no es el primer caso de impresión 3D de un órgano humano. Ya en 2011, el Dr. Anthony Atala, director de urología de la Wake Forest School of Medicine, imprimió un riñón 3D y se lo implantó a un niño de 10 años que necesitaba imperiosamente un trasplante.

En definitiva, la impresión 3D de órganos, será muy habitual y será la solución para resolver el problema de los trasplantes con inmediatez. Por tanto, ¡la impresión 3D salvará vidas!

En el caso reciente de la impresión 3D del corazón, lo novedoso es que es la primera vez que se realiza con material integro del paciente, en lugar de sintético. En el vídeo podéis ver la noticia de la que os hablo.

¿Cómo se imprimen los órganos en 3D?

En primer lugar, un software escanea la morfología del órgano del paciente.  Posteriormente, los millones de puntos escaneados son distribuidos en 3D creando un patrón. A continuación, ese patrón es enviado a una impresora 3D que va sedimentando capa a capa, cada parte de esa estructura hasta que consigue imprimir el patrón completo.

La clave de todo este proceso es el siguiente paso  en el que una vez que se tiene impreso el órgano, se deben inyectar las células en los vasos sanguíneos. De esta forma, empezarán a realizar sus funciones naturales.

En el caso del corazón, las células madre van propagando el patrón de contracciones y dilataciones.  Este es copiado por el resto de células inyectadas. Pero este proceso, requiere una madurez hasta que es completamente coordinado como un corazón natural.

En resumen, consideramos que es una extraordinaria noticia que la impresión 3D esté ayudando en los avances médicos. Salvará muchas vidas. El imprimir un corazón humano en 3D es el primer paso para revertir enfermedades que requieran el trasplante de órganos.

Además, la impresión 3D será muy habitual en los hospitales y permitirá mejorar las técnicas de las intervenciones quirúrgicas y reducir así los errores humanos.

¿Crees que la impresión 3D salvará vidas?

Si te gusta este artículo no dejes de compartirlo en tus redes sociales.

Publicado en Salud y etiquetado , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *